Para Cristina Prieto, el color es un eslabón esencial, fuerte, restallante y a la vez sensible. Es el pretexto que oculta aquello que debemos descubrir.
En su obra los objetos pierden su significado real, adoptan una nueva forma y color y se ofrecen ante el espectador con una cobertura de misterio, con un nuevo aspecto, como una nueva pieza en la composición.
Manuel Arjona

Guardar